,

Causas y consecuencias de la violencia de género

Por: Uvirtual |

Las causas y consecuencias de la violencia de género han hecho que sea considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema de salud pública y problema social de los más alarmantes.

En ese sentido, la Organización de Naciones Unidas ha definido a la violencia de género como todos aquellos actos que como resultado generen daños psicológicos, físicos o sexuales en la mujer, se produzcan en la vía pública o tras las puertas de una propiedad privada.

Nueva llamada a la acción

Causas y Consecuencias de la violencia de género

La violencia contra la mujer es un factor en la creciente ola de alarma sobre la violencia en la sociedad. Casos de alto perfil como el juicio de OJ Simpson llaman la atención sobre las miles de situaciones menos conocidas pero no menos trágicas en las que las vidas de las mujeres se ven destrozadas por palizas o agresiones sexuales.


Comprender las causas y consecuencias de la violencia contra las mujeres necesita una descripción general integral del conocimiento actual e identifica cuatro áreas con el mayor retorno potencial de una inversión en investigación al aumentar la comprensión y la respuesta a la violencia doméstica y la violación:

  1. Para qué están diseñadas las intervenciones, a quiénes están llegando y cómo llegar a las muchas víctimas que no buscan ayuda.
  2. Factores que ponen a las personas en riesgo de violencia y que precipitan las causas de la violencia de género, incluidas las características de los agresores.
  3. El alcance de la violencia doméstica y la agresión sexual en los Estados Unidos y sus consecuencias para las personas, las familias y la sociedad, incluidos los costos.
  4. Cómo estructurar el estudio de las causas y las consecuencias de la violencia contra las mujeres, para generar conocimientos más útiles.

A pesar de la cobertura de noticias y los programas de entrevistas, la verdadera naturaleza fundamental de la violencia contra la mujer sigue sin explorarse y, a menudo, se malinterpreta.

Ser víctima de violencia de género es percibido por algunas sociedades como algo vergonzoso. Las víctimas, en algunos casos, se consideran culpables por atraer la violencia por sus propios actos. En ninguna circunstancia, son responsables, ni por el origen ni por el delito.

Otro fenómeno destacado es que, en su gran mayoría, la violencia de género no llega a ser denunciada, principalmente, por temor a represalias. A continuación veremos las causas de la violencia de género.

Te puede interesar saber acerca de la importancia de abordar la violencia de género en las áreas judiciales.

causas de la violencia contra las mujeres

1. Causas de la violencia de género culturales

La educación tanto en el círculo familiar y social, como en las entidades educativas y medios de difusión pueden ejercer una influencia determinante de aversión de género e incidir en la comisión de ilícitos. La tradición cultural acerca de las diferencias de género, en ocasiones, naturaliza las desigualdades. Para algunos victimarios, sus creencias justifican su comportamiento.

Las visiones sexistas se estructuran como prejuicios que legitiman la violencia para asegurar el dominio y la superioridad de un sexo sobre otro. En algunas culturas, se “cosifica” a la mujer, quitándole el derecho a su libertad y ejerciendo un poder sobre ella como “propiedad”. Muchas culturas visibilizan a las mujeres como un instrumento o herramienta para obtener beneficios. También, pero con menos incidencia, las mujeres pueden ejercer violencia hacia los hombres por diferentes razones.

Los sesgos y prejuicios de cada sociedad pueden generar discriminación y actos delictivos también contra gays, lesbianas, LGBT, transexuales o personas con distintas identidades de género.

La violencia, en ocasiones, es funcional como un medio aceptable para resolver conflictos y afirmarse.

2. Causas de la violencia de género personales

De igual forma, existen factores subjetivos como la historia familiar, su educación y medio social, y la personalidad del victimario/a.

La falta de ética, moral y respeto del entorno construyen patrones conductuales que tienden a replicarse en otros ámbitos. Si una persona aprendió en un contexto violento, probablemente tenga tendencias a repetir lo que ha vivido. Los actos de violencia de género pueden estar incrementados por factores como alcoholismo, adicciones, e incluso por tendencias psicopáticas de los individuos.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo, solo 107 de 195 países disponen de datos sobre la violencia doméstica, un número que desciende a 56 cuando hablamos de cifras sobre violencia a mujeres a manos de terceros.

3. Causas de la violencia de género económicas

La falta de recursos económicos, lamentablemente, incide en las personas vulnerables y puede generar mayor violencia. En ocasiones, se establecen relaciones que no permiten distanciar las víctimas de sus victimarios, porque la “supervivencia” está en juego.

El desempleo puede agravar patologías y tomar represalias sobre otros seres humanos.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que aproximadamente una de cada tres mujeres y niñas en el mundo (el 35%) han experimentado violencia física o sexual a manos de su pareja o de terceros.

4. Causas de la violencia de género políticas y legales

El tratamiento político que se le asigna a los tipos de violencia de género y el grado de penalización, influyen significativamente en la cultura.

La representación de las mujeres y personas no es lo suficientemente sólida para que, con leyes y políticas públicas, queden amparadas.
Las normas de algunas culturas permiten el asesinato de mujeres sospechosas de tener relaciones prohibidas y atentar contra el “honor de la familia”. También hay sociedades que no penalizan el casamiento sin consentimiento.

La Convención de Estambul garantiza el derecho de todas las personas, a vivir libres de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado. Si bien, en la mayoría de los países, la violencia de género está criminalizada, las prácticas de aplicación de la ley, en muchos casos favorecen a los victimarios.

La despenalización de la homosexualidad es todavía muy reciente en muchas sociedades. Se han logrado algunos avances con la adopción del matrimonio igualitario y el cambio de identidad de género en la documentación. Las políticas de cada sociedad son definitivas, tanto para penalizar los abusos como, lamentablemente, para propiciarlos.

Nueva llamada a la acción

consecuencias y tipos de Violencia de género en las mujeres

Las consecuencias de los diversos tipos de violencia ejercida sobre la mujer son numerosas y van desde las físicas, hasta las psicológicas y morales.

Hemos preparado un test sobre las consecuencias de la violencia de género. Realízalo para conocer más acerca del tema.


La más grave obviamente es el feminicidio perpetrado o el suicidio de la víctima. También están las lesiones físicas graves, los abortos involuntarios, embarazos no deseados y/o enfermedades de transmisión sexual.

Para la ONG Mujeres para la Salud, la violencia de género marca a la víctima, pudiéndole generar trastornos psicológicos difíciles de sanar como: baja autoestima, depresión, conmoción psíquica aguda, incomunicación y aislamiento, dependencias, poco o nulo margen de decisión sobre su propia vida, trastornos del sueño, ansiedad, estrés y otros.

La violencia de género es una problemática que no solo le incumbe a las mujeres.

Al contrario es un tipo de violencia sobre la cual, hombres y mujeres, tienen responsabilidad y un grado de acción propio para frenarla en sus ámbitos privados y convertir los patrones machistas y violentos en valores de respeto y tolerancia respecto a las mujeres.

Cómo trabajar para prevenir la violencia de género

Es claramente vital apoyar a las mujeres y niñas que enfrentan las causas y consecuencias de la violencia de género, por ejemplo, asegurándoles acceso a la justicia, vivienda y protección, ya sea que la violencia sea doméstica o en el lugar de trabajo.

Además, es importante contar con una red de apoyo particular para los adolescentes. La violencia de género en adolescentes se está haciendo, lamentablemente, cada vez más presente, y las instituciones y su falta de regulaciones y prevenciones, fomentan que siga sucedienco.

Pero para romper el ciclo de la violencia contra las mujeres, las intervenciones políticas deben centrarse en el largo plazo cambiando las normas sociales discriminatorias; cerrar las brechas de género ya sean a nivel educativo, económico o social; o crear conciencia sobre la violencia contra las mujeres.

Las políticas innovadoras y agresivas que apuntan a cambiar los resultados (como aumentar la voz de las mujeres en la comunidad) pueden ayudar a erradicar las causas y consecuencias de la violencia de género. Si bien las normas deben guiar el diseño de políticas y programas culturalmente sensibles, no deben limitar ni socavar las iniciativas.

Se han logrado avances en muchos frentes importantes, como cerrar las brechas entre hombres y mujeres en la educación primaria y la participación política; pero ha habido inercia y estancamiento en otros, como el empleo.

Se necesita un esfuerzo mucho mayor para abordar los patrones de violencia que afectan profundamente a muchas sociedades para que no se perpetúen de generación en generación. 

Si tú eres un profesional con el llamado de impactar positivamente en tu entorno y ayudar a erradicar las causas y consecuencias de la violencia de género, puedes plantearte la posibilidad de una especialización a través de un Máster en Prevención de la violencia de género, con la que podrás ayudar a disminuir este problema social y potenciar tu carrera en este ámbito.

Nueva llamada a la acción

Descarga este material de escritura

Comentarios:
Si te gustó este contenido, suscríbete a nuestro newsletter

También puede interesarte