shutterstock_735743386

    Inicio / Desarrollo Personal / Diferencias entre habilidades blandas y duras

    Diferencias entre habilidades blandas y duras

    by Uvirtual
    0 Comments

    Actualmente las empresas evalúan muchos aspectos que consideran necesarios a la hora de contratar un potencial empleado. En este sentido, hay dos grandes grupos de habilidades profesionales para separar las capacidades de la persona: las habilidades blandas y duras.

    En este artículo veremos la diferencia entre ellas y por qué son necesarias para obtener resultados exitosos.

    Habilidades blandas y duras: de qué se trata cada una

    Cuando hablamos de habilidades blandas y duras hay que tener en cuenta que son muy diferentes entre sí. En lo que respecta a las habilidades duras, se trata de cualidades profesionales relacionadas a los conocimientos técnicos y académicos que hacen a la persona un profesional formado.Nueva llamada a la acciónVeamos algunas características de las habilidades duras:

    • Son fáciles de comprobar a través de exámenes y evaluaciones.
    • Se pueden confirmar con títulos, certificados y diplomas. De esta manera se muestra el nivel de formación de la persona y para qué tareas está capacitada.

    Las habilidades blandas y duras tienen algunas diferencias. Contrario a las habilidades duras, que están ligadas a la formación profesional y conocimientos teóricos, las habilidades blandas consisten en la capacidad de tener buena comunicación con el resto de los integrantes del lugar de trabajo, organizarse, tener empatía, resolver conflictos, trabajar en equipo, etc.

    Ahora veamos algunas características de las habilidades blandas:

    • Son difíciles de comprobar, ya que no existe un modo de certificarlas.
    • No son un requisito específico en las búsquedas laborales, sino que se van utilizando dependiendo de la situación a la cual se enfrente el trabajador y aplicarlas implica una ventaja competitiva en relación a quienes no cuentan con ellas.

    Ejemplos de habilidades blandas y duras

    Habilidades blandas y duras

    Ya mencionamos de qué se tratan las habilidades blandas y duras, veamos ejemplos concretos de cada una:

    Habilidades duras

    • Habilidades lingüísticas: conocimiento de idiomas tanto a nivel oral como de escritura.
    • Pensamiento matemático: relacionado al razonamiento y comprensión de nociones numéricas y esquemáticas.
    • Manejo de recursos tecnológicos: habilidad para utilizar sistemas de software, herramientas digitales y tecnológicas variadas.
    • Expresión oral: capacidad expositiva y discursiva.
    • Conocimiento de contenidos específicos: desde contar un registro de conducir, hasta el conocimiento de normativas en un asunto legal o formación pedagógica a la hora de enseñar, los conocimientos de contenidos específicos abarcan todo lo que implica una formación profesional en un área determinada.

    Habilidades blandas

    • Inteligencia emocional: capacidad de detectar emociones propias y ajenas y responder ante ellas de manera adecuada.
    • Creatividad: habilidad para resolver conflictos de manera superadora, proponer ideas nuevas y tener una visión distinta de aspectos que pueden ser comunes.
    • Adaptabilidad: este aspecto está relacionado con la capacidad de aceptar los cambios y adversidades teniendo una actitud positiva.
    • Trabajo en equipo: un equipo bien organizado puede conseguir resultados superadores a la capacidad de una sola persona, motivo por el cual esta habilidad blanda es una de las más requeridas. La capacidad de respuesta, el respeto a los demás, poder negociar y tener buena comunicación incrementa la productividad.
    • Capacidad de persuasión: una habilidad blanda necesaria para ascender dentro de una empresa, ya que tiene que ver con hacerle ver al resto por qué se debe aplicar tal idea, persuadir a clientes en una negociación, e incluso dejar en evidencia los motivos por lo cuales el empleado debe ser apreciado dentro del equipo de trabajo.

    Habilidades blandas y duras

    Utilidad de las habilidades blandas y duras

    Si bien las habilidades blandas y duras son fundamentales a la hora de cubrir un puesto laboral, es importante tener en cuenta que funcionan correctamente cuando ambas se complementan.

    Por ejemplo, un chofer puede ser muy empático pero no podrá conducir si no tiene el conocimiento y la credencial para manejar un vehículo. A su vez, un programador puede tener una formación excelente en su campo, pero si tiene dificultades para comunicarse no podrá transmitir sus conocimientos al resto cuando sea necesario.

    Dicho esto, es importante saber que cada vez es mayor la cantidad de empresas que valoran las habilidades blandas y duras, ¿por qué? Porque se considera que siempre es posible adquirir conocimientos técnicos y académicos, y capacitarse para incorporar nuevas habilidades duras.

    Pero ser empático, saber resolver conflictos y tener una actitud positiva frente a los desafíos es algo que, mayormente, tiene que ver con una cualidad humana que no todos tienen y es más difícil de incorporar que una habilidad dura.Nueva llamada a la acción

    Desarrollo Personal

     

    DÉJANOS UN COMENTARIO