shutterstock_735743386

    Inicio / Política criminal / Ciencias Jurídicas y Políticas / Importancia de la formación en derecho y violencia de género

    Importancia de la formación en derecho y violencia de género

    by Uvirtual
    24 Comments

    Según los datos arrojados por ONU Mujeres, 1 de cada 3 mujeres han sufrido violencia y esta problemática se profundiza aún más en situaciones de emergencia.

    En el orden de prioridades, al igual que la búsqueda para limitar la extensión de la Covid-19, también existen soluciones que pueden aportar una solución a la violencia de género. Entre ellas, la formación profesional es menester para contener a las víctimas con el fin de brindarles un tratamiento adecuado.

    Asimismo, América Latina y el Caribe, a partir de la incorporación de pactos internacionales y mediante la creación de organismos -tanto públicos como entidades sin fines de lucro- se comprometieron a fortalecer los derechos de las mujeres y hacer frente a los actos criminales.

    Te recomendamos: Maestrías online para profesionales del derecho

    La preparación profesional para impulsar el cambio

    Muchos programas a lo largo del continente son los que se encuentran trabajando en el tratamiento contra la violencia de género. Pero, ¿cómo pueden hacer los ciudadanos para atender estos casos?

    Tal como lo determinó ONU Mujeres: “La mejora del acceso a la justicia y la erradicación de la impunidad exigen adoptar medidas encaminadas a aumentar la capacidad de respuesta de las y los agentes de policía y de las/os funcionarias/os judiciales”.

    Teniendo en cuenta que la erradicación de la violencia es una tarea de todos y todas, una de las opciones consiste en el aprendizaje sobre los derechos que gozan todas las personas, más allá del género. Un equipo interdisciplinario que pueda interpretar las leyes en el marco de la criminalidad, como abogados y especialistas en política criminal, son actores claves para acompañar los nuevos escenarios impulsados por los gobiernos y organizaciones.

    En mayor medida, para abordar cada situación particular de violencia, los y las profesionales del derecho también son un nexo necesario en muchos casos para el acceso de estas denuncias a la justicia, y los expertos en política criminal: para la erradicación de la impunidad.

    Te puede interesar: Ventajas del estudio online para profesionales del derecho

    derecho-y-violencia-de-genero-2

    Igualdad de género y liderazgo

    Desde una perspectiva equitativa en los puestos de poder, la ONU explicó: “Las pruebas disponibles demuestran que, cuando las mujeres ocupan cargos de poder, invierten en políticas que, a menudo, se pasan por alto –desde la ampliación de los servicios sanitarios y la educación hasta el fomento de la economía verde y la eliminación de la violencia contra las mujeres– y que, en última instancia, construyen futuros sostenibles y resilientes”.

    En este sentido, la profesionalización de las mujeres para ocupar posiciones de liderazgo para el servicio público, funciona para fortalecer y adecuar las normas que el contexto demanda y, además, garantiza la aplicación de la perspectiva de género en los diferentes procesos y en las acciones gubernamentales hacia la política criminal.

    En cuanto a la violencia doméstica, el The World Bank determinó que menos del 40% de los supervivientes denuncian un crimen como consecuencia de “un bajo acceso a servicios de respuesta inmediata hacen que se vuelva más difícil obtener ayuda” (Jaramillo, 2020). Es decir, consolidar un sistema y una red de profesionales que pueda recibir y contener las demandas por violencia, es una tarea primordial.

    ¿Por qué es importante la formación en derecho y violencia de género?

    Aquí te dejamos algunos datos que componen la realidad:

    • Como consecuencia de la pandemia, en varios países latinoamericanos se registró un importante aumento en casos de violencia de género desde la imposición de la cuarentena.
    • El aislamiento genera que muchas mujeres se sometan a la disyuntiva de tener que elegir entre exponerse al virus o a un aumento de la violencia en el hogar.
    • La mayoría de las víctimas de la violencia doméstica son mujeres y la mayoría victimarios son hombres.
    • En América Latina, si bien la mayoría de los estados son considerados como países de ingreso medio, continúan atravesando altos niveles de desigualdad y exclusión social, específicamente entre las mujeres.
    • Menos del 40% de las víctimas denuncian haber sufrido violencia de género y esto se da por la falta de respuesta inmediata.

    derecho-y-violencia-de-genero-3

    Estudio del Derecho y violencia de género

    Los, los avances logrados en materia de Derecho y violencia de género se centran fundamentalmente en dos áreas: hacer visible la violencia contra las mujeres y las violaciones de sus derechos humanos y la consideración de sus intereses y demandas en los instrumentos sobre protección y promoción de los derechos humanos de las Naciones Unidas.

    Este creciente reconocimiento internacional del problema es una consecuencia de la mayor conciencia que existe a nivel mundial sobre los derechos de las mujeres y de la labor de organizaciones que han indicado en reiteradas oportunidades que preocuparse por la violencia de género es una prioridad para las mujeres de todo el mundo.

    Gracias a estos procesos la situación de indefensión de las víctimas se ha ido modificando y hoy existen en la mayoría de los países de la región leyes que las defienden y lugares en los que se les da amparo, apoyo y ayuda.

    También se observa un mayor interés en el problema de los profesionales y estudiantes de distintas especialidades. La incorporación del estudio de las causas, consecuencias y características de la violencia de género en el ámbito académico ha sido lenta, pero representa un importante adelanto. 

    La gravedad de las distintas manifestaciones de la violencia de género, de acuerdo a su magnitud y alcance y a sus consecuencias individuales y sociales, exige acciones urgentes para apoyar y proteger a las víctimas y lograr que las mujeres puedan hacer valer y ejercer sus derechos como personas y que la sociedad cuente con los instrumentos para sancionar a los agresores. De igual modo, es necesario diseñar e implementar estrategias preventivas en las instancias políticas, legislativas, judiciales y educacionales, cuyos efectos positivos se podrán visualizar a mediano y largo plazo. 

    Nueva llamada a la acción

    Política criminal Ciencias Jurídicas y Políticas

     

    DÉJANOS UN COMENTARIO

    Nueva llamada a la acción