blog-cover

8 Técnicas para mejorar la autodisciplina y cumplir propósitos

by Uvirtual
4 Comments

El 2020 fue un año muy complejo y desafiante para todo el mundo. Probablemente, mantener la autodisciplina haya sido un reto. Ligado a esto, combinar trabajo con estudio, se ha vuelto una tarea muy ardua. De cara a este nuevo año que está iniciando, es interesante revisar algunos aspectos para fortalecer la autodisciplina y poder lograr nuestros propósitos.

La voluntad, base de la autodisciplina

En primer lugar, es importante reconocer que la voluntad es imprescindible para iniciar el recorrido. Tal como lo expresó Albert Einstein, “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.

Luego, es preciso tener presentes nuestras metas; aquello que queremos lograr este año. ¿Cuáles son nuestros propósitos para este 2021? ¿Cómo vamos a lograrlos? ¿En qué tiempos? Aquí es importante trazar líneas desafiantes, pero realistas. De ese modo, se reducen los márgenes de frustración.

A continuación, puedes observar un modelo de esquema que facilita esa primera planificación: 

planificador-herramientas

Estrategias para mejorar la autodisciplina

● Tener siempre la planificación de metas a la vista

Es importante que seamos conscientes de cuáles son las cosas que nos propusimos para el año. De este modo, podemos ir registrando logros, desafíos y pendientes de manera mensual, trimestral y anual. Tener a mano nuestro esquema en un lugar de visita frecuente es muy útil para esto. Puede ser, por ejemplo, en nuestra heladera, en una pizarra, en nuestra PC, celular u otros dispositivos que utilicemos.

Aquí puedes descargar nuestra plantilla de visibilización de metas

plantilla-metas-foto

● Calendarizar las metas y su forma de implementarlas

Es recomendable tener un calendario o gráfico que permita, por un lado, establecer períodos y dar seguimiento a las metas, proyectos, tareas. Una buena alternativa, en este caso, es ir resaltando con los colores del semáforo los distintos grados de avance. En este sentido, es recomendable colorear con verde aquellas metas y tiempos logrados, con amarillo todo lo que está en proceso y en rojo aquello que está pendiente. Esto puede realizarse tanto de manera anual como mensual.

Aquí se incluyen dos esquemas a modo de ejemplo:

plan anual herramientasplan-mensual-herramientas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

● Distinguir claramente los tiempos de trabajo y los de estudio

Es muy importante que, a la hora de realizar un esquema de planificación, estén separados adecuadamente los momentos que se dedicarán al trabajo y los de estudio. De ese modo, se podrán identificar visualmente y se tendrá una concepción realista sobre nuestro desempeño total.

●  Incluir fechas límite

A la hora de realizar el esquema de planificación, es conveniente incluir el deadline de cada acción, es decir, las fechas de caducidad. Esto permite organizarse para llevarlas a cabo, evitando la procrastinación.

●  Crear rutinas simples y posibles

Es muy efectivo tener en mente rutinas diarias, anotar en un papel o digitalmente los puntos a trabajar para estructurar nuestros días. Por supuesto, contemplando márgenes de flexibilidad, para dar respuesta a los imprevistos. Al final de cada día, leeremos nuestro registro y sabremos lo que pudimos lograr y aquello que nos queda pendiente.

●  Monitorear y evaluar

Es fundamental encontrar momentos para contemplar el camino recorrido, los logros, los avances, y considerarlos a la luz de la planificación. De este modo, podremos realizar ajustes o revisar el calendario siempre que sea necesario.

●  Celebrar los logros y etapas concluidas

Esto permite recobrar energías y motivación para seguir adelante. Por ello, es muy importante valorar y celebrar los avances alcanzados.

● Ejercitar el equilibrio y la concentración

Existen muchas alternativas para hacerlo. Puede ser a través de algún entrenamiento, yoga, meditación, etcétera.

Es posible encontrar, también, algunas de estas ideas en los denominados 7 hábitos de la gente altamente efectiva​, que postula Stephen Covey. Los que se vinculan con la autodisciplina son los primeros tres, como:

  1. El ​hábito de la proactividad​, que da libertad para responder de acuerdo con nuestros principios y valores.

  2. Comenzar con un fin en mente​, con una razón de ser, con la visión de aquello que se quiere, para poder dirigir las acciones necesarias.

  3. Poner primero lo primero​, es decir, priorizar lo importante por sobre lo urgente.

Aquí puedes descargar el libro de trabajo

habitos-herramientas

 

Una buena forma de autoevaluarse respecto de la implementación de todos estos ítems, es completar un check list que nos permita ir marcando todo aquello que nos propusimos y hemos logrado. Aquí se incluye un ejemplo: 

checklist-metas-herramientas

Sin duda, todas estas herramientas nos permitirán trabajar en el fortalecimiento de la autodisciplina. Ya que, como lo expresan muchos autores, la autodisciplina se convierte en un proceso de construcción de hábitos diarios consistentes a través del tiempo, que ayudan a obtener los resultados deseados.

Nueva llamada a la acción

Referencias:
Covey, S. R. (2003). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Buenos Aires, Argentina, Paidós

Desarrollo Personal Liderazgo Empoderamiento