logo uvirtual 2020
Solicitar Información

Un modelo de negocio disruptivo en el marco de las startups puede definirse como una nueva forma de dar valor a los usuarios utilizando enfoques tecnológicos que difieren profundamente de los que ya existen con otros competidores. En resumen, se trata de hacer las cosas radicalmente diferente dentro de un sector, aportando algo distinto en producto, enfoque o servicio.

Entonces podemos decir que una startup disruptiva ofrece un producto o un servicio novedoso para las personas que decidan usarlo. Muchas de ellas han llegado a revolucionar el mercado: Netflix, Facebook, Twitter, Google, Airbnb, Amazon, Apple, Uber, Adobe, eBay, Virgin, entre miles de ejemplos más.

Todas comenzaron siendo una startup que logró lanzar un producto por primera vez al mercado o bajaron los precios de un producto lo suficiente como para hacerlo accesible para todos.

De acuerdo con el estudio Construyendo un Futuro Innovador realizado por la OCDE en América Latina, países como Chile, Colombia, México y Perú ya cuentan con una serie de instrumentos e instituciones que ayudan a las startups a consolidarse y convertirse en empresas que fortalezcan el mercado latinoamericano.

Desarrollo de una startup disruptiva en 8 pasos

Una vez definida qué es una startup disruptiva, pregúntate: ¿tienes lo necesario para desarrollar una empresa innovadora? Aquí te compartimos una serie de pasos a seguir para que un sueño se convierta en realidad:

1. Define la diferencia

Tu producto o servicio tiene que ser claro, sino las personas creerán que es la copia de algo ya existente. La puesta en marcha de una nueva iniciativa de carácter disruptivo en muchos casos obliga a crear un nuevo mercado, o al menos transformar sustancialmente el ya existente.

2. ¿Qué es lo que resuelve?

Si no hay una situación que resuelva o convierta un proceso en algo más sencillo e interesante, lo más probable es que no sea usado. En este punto basta pensar en la experiencia del usuario.

3. Investiga

Conoce si alguien ya lo hizo antes. Internet es de gran ayuda para esta tarea o puedes asistir a conferencias o hablar con expertos. Fíjate si ya está hecho; sus éxitos o fracasos. Otra buena idea es fomentar nuevos enfoques de competición o colaboración con competidores, adelantarse a los marcos regulatorios y diseñar nuevos modelos de comercialización.

4. Define a tu cliente ideal

Si al pensar en esto crees que todos serán atraídos por tu idea de negocio, te estás engañando a ti mismo. ¿Tus potenciales clientes desearán lo que ofreces o necesitarás educarlos para convencerlos?

5. Lista de recursos

Enumera lo que necesitas para comenzar, desde un lápiz, hasta equipo de cómputo y personas. Aquí tómate tu tiempo porque seguramente tendrás que investigar más, encontrar proveedores y demás.

6. Construye un demo

Suena difícil y probablemente lo será, pero debes tener una muestra de lo que vas a ofrecerle al mundo. Cuando lo tengas no olvides agregar un mapa de procesos que ayude a dar una explicación clara de tu producto o servicio.

7. Tiempo de contar

Se tiene que hacer un análisis financiero, una proyección realista y convincente, junto con los costos que esto implica. De aquí parte la visión de las ganancias futuras.

8. Escribe un plan

Olvida la presentación a clientes y potenciales inversionistas. Primero necesitas dejar claro qué es lo que vas a hacer y crear una ruta paso a paso para ti y tu equipo.

Lee: Evita estos 5 errores para lograr el éxito de tu emprendimiento

 

Así es el líder de una startup disruptiva

Ahora, este perfil que acabamos de describir está pensando en aquellas personas que comienzan una startup pero, ¿qué es lo que necesitan las personas que quieren guiarlas para que logren su consolidación?

  • Visión y metas definidas: Estos dos puntos darán el marco de referencia de hasta dónde se puede llegar y fijar metas que sean reales para poder cumplir los objetivos de todos los involucrados. La confusión de ideas y el mal planteamiento de objetivos hará que el equipo pierda en interés.
  • Flexibilidad para escuchar y comunicar: Debe ser un motor de motivación, entender al equipo, sus necesidades, lo que los apasiona, sus proyectos, sus ideas, sus propios objetivos y al mismo tiempo, debe reconocer los aciertos del grupo. 
  • Inteligencia emocional: La actitud proactiva es buena, pero no lo es todo. Desarrollar un nivel de confianza con los colaboradores es muy importante, ya que habrá momentos en los que se sentirán sin salida; la persona que brinde soluciones ayudará al equipo a no sentirse abandonado. La estabilidad emocional del líder dará la certeza de que aunque las cosas no estén saliendo perfectamente, no se están tomando decisiones desde la furia o el miedo, esto ayudará tanto al equipo como a los inversionistas.

 

¡Prepárate para lo que estás por afrontar y no te desanimes si eso significa un par de fracasos! Recuerda que Steve Jobs, Mark Zuckerberg y muchos emprendedores más fueron vistos como locos en su momento, pero con esfuerzo y trabajo duro se convirtieron en los dueños de empresas que hoy están en todo el mundo.

 

Referencias:

GSMA. (2018). La Economía Móvil en América Latina y El Caribe. 2019, de GSMA Asociación Sitio web: https://www.gsma.com/r/mobileeconomy/latam-es/

Estudios del Centro de Desarrollo Startup América Latina 2016. (2016). Construyendo un futuro innovador. 2019, de OCDE Sitio web: https://www.oecd.org/dev/americas/Startups2016_Si-ntesis-y-recomendaciones.pdf

Claudio Cossio. (2011). Guía Startup para emprendedores ingeniosos. 2019, de Maestros del web Sitio web: http://www.aragonemprendedor.com/archivos/descargas/mdw-guia-startup.pdf

Publicaciones relacionadas

 
 

¿Quieres suscribirte a nuestro blog y recibir las últimas novedades?

Contenido hecho para que sigas creciendo como profesional: crecimiento laboral, liderazgo, marketing, negocios, ciencia & humanidades.

blog-email-subs